Centro de datos

¿Tu recuperación de aplicaciones es lenta?

25/05/2021
Compartir
Bernardo Mendoza
Gerente de Cómputo personal y DaaS

El rápido aumento en la cantidad de información que se genera en todo el mundo exige cada vez más capacidad de los centros de datos. Lo que ocasiona que las organizaciones deban implementar soluciones que les permitan mantener la competitividad en el mercado.

Una de las tareas más críticas, es la recuperación de aplicaciones. La recuperación de aplicaciones es fundamental para las empresas; especialmente para aquellas que manejan una gran cantidad de datos en tiempo real. A pesar de esto, muchas compañías apenas realizan tareas de recuperación de forma esporádica.

La gestión de la información es clave para mejorar la productividad de un negocio y acortar los tiempos de trabajo. La recuperación es apenas una parte de los procesos de gestión, pero es un aspecto muy importante.

La recuperación rápida y adecuada de la información permite a tanto al personal de diferentes áreas como a cargos ejecutivos tomar decisiones adecuadas en tiempo real. El tiempo que tardas en disponer de una aplicación puede ser la diferencia entre cerrar un buen trato o no.

El mercado actual exige velocidad en la toma de decisiones, tanto para realizar transacciones como para brindar un excelente servicio que mejore la reputación del negocio. Cuando tu equipo de TI no cuenta con la capacidad suficiente para recuperar aplicaciones rápidamente, disminuye la competitividad de tu empresa. La desventaja tecnológica es un problema serio que, de no ser atendido, empeora con el tiempo.

Los respaldos y actualizaciones son lentos

A menudo se subestima la capacidad de recuperación de aplicaciones. Algunas empresas no consideran muy importante el tiempo y la seguridad de recuperación, por lo que destinan el mínimo de recursos para implementar soluciones enfocadas en realizar tareas de este tipo.

Realizar tareas como respaldos de información o recuperación de aplicaciones deben realizarse en el menor tiempo posible para no afectar las operaciones de un negocio. Permitir que la recuperación se extienda por mucho tiempo a causa de la falta de tecnología y procesos adecuados, puede causar distintos problemas:

Las tecnologías de la información evolucionan exponencialmente. La cantidad de datos que se generan, almacenan y procesan han aumentado conforme mejoran las telecomunicaciones y los diferentes dispositivos. Esto ocasiona la rápida obsolescencia de redes de información, incluso las WAN más recientes, rápidamente pierden capacidad suficiente para procesar una cantidad de datos mayor para la que fueron diseñadas.

Un proceso lento para recuperar aplicaciones genera muchos problemas en una empresa, por ejemplo:

Retrasos en los procesos de la empresa. El volumen de información crece cada día. Cuando un sistema de información llega a su límite, requiere de más tiempo para realizar la misma tarea, ya que es imposible adecuarse a una cantidad de información mayor para la que fue diseñado.

La dilatación del proceso de recuperación obliga a todas las áreas de una empresa a realizar las tareas en una mayor cantidad de tiempo, o bien, a detenerlas por completo, ya que los centros de datos interrumpen su funcionamiento normal mientras se realizan tareas de recuperación.

Deben realizarse en horarios difíciles. Los largos periodos de tiempo obligan a una empresa que no cuenta con la capacidad suficiente a realizar las tareas de recuperación en horarios diferentes a la jornada laboral para no afectar las operaciones diarias.

Los horarios nocturnos, en los que la mayoría de las empresas detienen o disminuyen sus operaciones, son ideales para realizar tareas largas sin interrumpir las operaciones comerciales. Sin embargo, esto puede generar descontento entre el personal de TI, que debe interrumpir su ciclo de sueño. Desventaja que también disminuye la productividad y es un factor para realizar tareas de forma errónea o incompleta.

Vulnerabilidad de seguridad. Un aspecto que no se tiene muy en cuenta es la seguridad de la información. Cuando la recuperación de aplicaciones es tardada y deficiente, se generan fisuras en el sistema de protección, lo que puede abrir camino a un programa malicioso que dañe los activos o al robe información crucial para la empresa.

Definir una estrategia de recuperación de datos es fundamental para todas las operaciones de una empresa. Cuando no se cuenta con una, se pone en peligro la información que se genera e intercambia durante los procesos diarios. Además, se generan pérdidas económicas cuando las operaciones no están optimizadas o cuando surgen errores que desembocan en información que ya no es recuperada.

Obtener ayuda de un proveedor experto en centro de datos es una excelente opción para planear e implementar soluciones que mejoren las condiciones de los centros de datos de tu empresa y aumentar la competitividad del negocio.

Compartir

Mantente al día con nuestro newsletter