Cómputo

¿Tu equipo tiene cobertura contra accidentes?

20/04/2021
Compartir
Bernardo Mendoza
Gerente de Cómputo personal y DaaS

Los dispositivos electrónicos de tu negocio son fundamentales para su funcionamiento. Las computadoras, servidores físicos, impresoras, entre otros, son propensos a sufrir daños que retrasen los procesos de tu empresa y ocasionar pérdidas económicas.

Cualquier factor que dañe el equipo electrónico conectado a una red supone una amenaza para la compañía.

Existen distintos tipos de amenazas que pueden ocasionar el daño o pérdida total de los equipos. Algunos son más latentes y otros son eventuales, pero de gran magnitud.

Los riesgos que pueden afectar equipos y dispositivos electrónicos se pueden clasificar en dos grupos:

Amenazas humanas

Comprenden todo tipo de daños que sean originados por alguna acción humana. Son riesgos latentes a los que están expuestos los equipos. Pueden ocurrir en cualquier momento, ya sea durante la jornada laboral e, incluso, fuera de ella.

  • Errores humanos. Pueden ser ocasionados intencionalmente por empleados descontentos que deliberadamente alteren o destruyan datos y equipos físicos. Sin embargo, es mucho más común que estos daños sean realizados de manera accidental o por descuido. Este tipo de amenazas no suelen ocasionar daños a gran escala, pero ocurren con mucha frecuencia y a menudo, no son reportados, lo que ocasiona retrasos en las operaciones.
  • Ciberataques. La cantidad de ataques informáticos ha crecido durante los últimos años. Existen muchos tipos de ataque cibernéticos que pueden dañar severamente las redes y sistemas de una empresa.

Los ataques más comunes buscan obtener información confidencial o ganancias económicas mediante diversas técnicas. Pero existen programas que pueden ocasionar daños severos al hardware de una empresa. Desde virus informáticos, malware o programas troyanos, destruyen programas críticos para el funcionamiento de un equipo, dejándolo inservible.

  • Robos. La delincuencia más tradicional puede sustraer equipos físicos pertenecientes a tu compañía, lo que ocasiona la pérdida total de una parte de tu inventario de TI. Existe otra modalidad de secuestro informático de equipos mediante programas malware que no permiten el funcionamiento de los dispositivos.
Amenazas ambientales

Estas amenazas son menos frecuentes que las ocasionadas por humanos; sin embargo, pueden generar daños a gran escala, al punto de dejar inservibles todos los equipos informáticos de tu negocio.

Pueden tener origen en la naturaleza misma o bien, de la infraestructura y construcciones hechas por humanos.

  • Incendios. Provocados por una gran cantidad de factores, los incendios se generan al exterior o interior del edificio. El fuego destruye todo a su paso; incluso, si no alcanza directamente a los dispositivos, el calor generado puede fundir los componentes más delicados. El humo también ocasiona daños a los equipos.
  • Problemas de voltaje. El aumento repentino del voltaje de alimentación ocasiona daños permanentes en los componentes más sensibles de los equipos electrónicos. Estas sobrecargas son muy comunes en épocas de lluvia, ya que altera el suministro de electricidad.
  • Desastres naturales. Fenómenos naturales como inundaciones, terremotos y huracanes pueden ocasionar desastres masivos. Algunos de estos eventos naturales llegan a destruir los sistemas electrónicos de ciudades enteras. Las pérdidas no solo se limitan a los equipos, sino también a bases de datos y respaldos.
  • Temperaturas extremas. El aumento o disminución inusual de la temperatura puede dañar una gran cantidad de componentes internos de un dispositivo. Ya que están diseñados para funcionar dentro de niveles de temperatura específicos, los cambios extremos de temperatura interrumpen su funcionamiento, por lo que deben ser sustituidos.
Coberturas contra accidentes

Existe una gran cantidad de factores que pueden ocasionar daños a tus equipos de cómputo. Esto provoca pérdidas económicas y retraso en las operaciones.

Para solucionar este problema, puedes adquirir una cobertura contra accidentes para todos los dispositivos de tu negocio.

Las coberturas contra accidentes mitigan el riesgo financiero que implica sufrir un accidente severo en las instalaciones informáticas de tu empresa.

La inversión planeada y periódica que implica un servicio como este, es más factible de costear que un gran gasto inesperado. Sumado a las pérdidas por retrasos en operaciones, no contar con un plan de cobertura contra accidentes puede significar la ruina financiera para tu negocio.

Compartir

Mantente al día con nuestro newsletter