Centro de datos

¿Eres esclavo de tu infraestructura de TI?

24/05/2021
Compartir
Bernardo Mendoza
Gerente de Cómputo personal y DaaS

Las Tecnologías de la Información (TI), desde su nacimiento y con el paso de los años, han permitido optimizar su funcionamiento en beneficio de aquellos que las implementan, sin importar el rubro.

No obstante, cuando las organizaciones que hacen uso de este tipo de tecnologías, como en el ámbito empresarial, se pueden presentar algunos factores y resultados opuestos a los que, en la teoría, las TI deben brindar.

¿Qué ocurre? Tal como el tiempo permite que la ciencia y los avances tecnológicos tengan lugar, el mundo de los negocios también ha tenido un desarrollo impresionante, especialmente para aquellas compañías que se orientan cada vez más en la transformación digital.

Justo por esa razón es que, algunas veces, el avance tecnológico y las necesidades empresariales pueden dejar de ir de la mano, aunque esto no significa que no existan soluciones en TI en ese sentido.

El resultado de este tipo de situaciones es que la infraestructura de TI, en lugar de ser un aliado para una determinada compañía, se convierta en una limitante que puede dejar incluso una sensación de esclavitud para estas empresas que deberían navegar libremente en el mundo virtual.


Puntos básicos

Existen tres puntos básicos que podemos señalar, sobre la infraestructura de TI, que deberían de ser la columna vertebral tecnológica de una organización:

  • Eficiencia. Implica la capacidad de llevar a cabo cierta labor con el menor desperdicio posible de recursos como energía, recursos, presupuesto, etcétera.
  • Simplicidad. En el ámbito de las TI, se relaciona a la facilidad con la cual un sistema puede ser entendido, operado e incluso optimizado.
  • Rapidez. La velocidad con la cual se puede navegar en el terreno digital.

Si la infraestructura de TI no cumple en uno o varios de estos parámetros, la organización que tenga implementada esta tecnología, se sentirá como esclavo de este tipo de limitaciones.

Por ejemplo, en cuanto a eficiencia, si el trabajo conlleva un evitable alto consumo de recursos, entonces los resultados se alejan de las metas que se deberían alcanzar.

En cuanto a simplicidad, la infraestructura de TI que resulta muy compleja, resulta también complicada de implementar y difícil en su mantenimiento.

Acerca de la rapidez, ¿quién quiere tardar más de lo necesario en llevar a cabo su trabajo? Nadie. Además, lo peor es que este tipo de problemas desaceleran el crecimiento de la productividad de una organización.


Hiperconvergencia

La buena noticia es que, ante el panorama que ya describimos, los avances de la ciencia han permitido nuevas tecnologías en infraestructura que ofrecen alternativas que pueden ofrecer los puntos básicos que las TI deberían poder brindar siempre.

Hablar de hiperconvergencia implica, necesariamente, hablar de TI, pues el término se refiere justamente al terreno digital, donde el cómputo, las redes e incluso el sistema de almacenamiento se agrupan en una sola infraestructura y su software.

Es decir, aquello que algunos sistemas gestionan, física y virtualmente, en diferentes dispositivos con un número diverso de softwares, ahora se puede realizar desde un mismo sitio.

Dentro de este llamativo y novedoso universo, podemos encontrar una solución, de la que hablaremos a continuación.


HPE SimpliVity

Imagina que tu organización opera diariamente con decenas de dispositivos y con un buen número de aplicaciones. Tradicionalmente, esto se traduce en un gran esfuerzo para mantener en óptimas condiciones el sistema informático, incluso en cuanto al espacio físico que se le destina.

Ahora, supongamos que también en tu organización, aunque los números del negocio aún pueden mejorar, las cosas marchan bien y se espera que los dispositivos y las aplicaciones pronto sean insuficientes y se requiera hacer crecer también a la infraestructura en TI para cubrir las necesidades de la compañía.

Nuevamente, esto se puede convertir en un dolor de cabeza, pues no solamente se trata de hacer una mayor inversión en infraestructura, sino también en manos entrenadas que sepan operar la tecnología.

Llegados a este punto, es hora de imaginar otro escenario, uno donde crecer tu infraestructura de TI no solamente sea menos complicado, sino también más eficiente, menos costoso, con mejor rendimiento, con un sistema más simple y entendible para manos no expertas, de fácil desarrollo y mucho más…

Ese es justo el panorama que una solución, como la infraestructura HPE  SimpliVity, ofrece a aquellos que la implementan en sus organizaciones que, dicho sea de paso, ya apuntan hacia la vanguardia en TI y se alejan de la sensación de esclavitud digital.


¡Conoce más!

Acércate a nuestros expertos, contáctanos en nuestra página web, y pregunta cualquier duda que tengas sobre nuestros servicios, incluidas las soluciones de hiperconvergencia que pueden potenciar tu negocio.

Compartir

Mantente al día con nuestro newsletter